El Espejo Cósmico y el Magnetoencefalograma

El Espejo Cósmico y el Magnetoencefalograma

Fueron los descubrimientos de Isaac Newton y Rene Descartes los que desmontaron la estructura del universo y crearon este modelo de maquinaria de relojería en la cual la mente está separada del cuerpo, a su vez estamos separados unos de otros. Y esta idea de la separacion es la base del pensamiento occidental

Pero Newton describió un universo sin anomalías de cosas separadas que operan en el espacio el tiempo según leyes fijas.

La idea del cuerpo como una máquina sin anomalías que funciona con dos motores corporales que son el cerebro y el corazón y toda la orquesta central dirigida por el ADN es el modelo que tenemos, y también creemos que los distintos procesos están localizados en las distintas partes del cuerpo, pero la mayoría de todo esto es incorrecto.

El cuerpo está totalmente descentralizado, no existe un cerebro central, sino que el cerebro es algo asi como un receptor y un transmisor de información pero no el almacén central de esa información.

Newton fue entonces el propulsor de la idea de que debíamos centrarnos en la realidad mecánica y descartar conceptos como la energía, pero ahora nos estamos dando cuenta que la mente es un campo energético de pensamiento que se pueden leer con cables de electroencefalograma en el cerebro,

Pero ahora se ha descubierto un instrumento aún más interesante que el electroencefalógramow que se llama magnetoencefalograma que puede leer los campos de actividad neuronal sin estar en contacto con el cuerpo, por lo cual básicamente indica que cuando estamos pensando emitimos campos de energía que modifican a nuestro cuerpo y al mundo que nos rodéa.

Estos campos de energía que emitimos al pensar tienen una potencia tal que sin darnos cuenta todo el tiempo estamos dando origen a un espejo cósmico donde se reflejan los ecos de nuestros pensamientos en proporciones totalmente desconocidas hasta ahora

Te invito a descubrir el verdadero poder de tu mente mediante ESTE seminario

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

Deja un comentario